sábado, 1 de noviembre de 2014

Bolonia: la ciudad de los pórticos

Queridos enamorados de Italia, 

Hoy pasaremos 24 horas en Bolonia, capital de la región de Emilia-Romaña, y a menudo olvidada en los circuitos turísticos italianos. Veréis que merece la pena visitarla, aunque solo sea por un día. Os sorprenderá sin ninguna duda!

Sus colores ocres y rojizos, sus pórticos, y sus especialidades gastronómicas, la hacen particularmente atractiva al turista que la descubre por primera vez. No hay que olvidar que Bolonia es una importante ciudad universitaria y esto también se nota en el ambiente: estudiantes de toda Italia y también extranjeros en programa Erasmus frecuentan la unversidad de esta ciudad.

Bolonia centro, via Rizzoli

Si pasais un dia en Bolonia y si quizas llegais en tren, tenéis que coger (desde la plaza xx settembre) la via indipendenza, para llegar en un corto y agradable paseo de 10 minutos al centro histórico de la ciudad. En esta calle encontraréis tiendas sobretodo de ropa de todo tipo, debajo de los característicos pórticos de esta calle: los encontraréis de nuevo en muchas otras vias del centro, en dimensiones y estilos diferentes. Si uno pusiera en línea juntos todos los pórticos de la ciudad llegarían a medir hasta casi 38 kms de distancia!

característicos pórticos de Bolonia en via Indipendenza

Al final de la via Indipendenza, desembocaréis en la Piazza Maggiore, el corazón por excelencia de la ciudad de Bolonia. Edificios imponentes e impactantes no os pasarán desapercibidos, entre el bullicio de la gente y el tráfico. A vuestra izquierda el Palazzo di Re Enzo, del 1244; delante mismo la fuente de Neptuno, obra maestra del escultor Giambologna ( del siglo XV).

Palazzo Re Enzo, Piazza Maggiore, Bolonia

Deteneros para observarlos con calma y hacer algunas fotos. La sensación de monumentalidad de esta plaza es algo que vale la pena fotografiar.

fuente de Neptuno, Piazza Maggiore, Bolonia

Seguid dando la vuelta a la plaza a vuestra izquierda y veréis por este orden el Palazzo Comunale ( a la derecha con su torre y caracteristico reloj) y el Palazzo Podestà (a vuestra izquierda) justo enfrente de la Basílica de San Petronio.

San Petronio, Piazza Maggiore, Bolonia

El palacio Podestà alberga a menudo muestras de arte y otros eventos abiertos al público en general y también aloja una oficina de informacion turística.

Palazzo Podestà, Piazza Maggiore, Bolonia

Aprovechad para entrar sin problemas a visitarlo si hay alguna muestra que os interesa. Seguid dando la vuelta a la plaza hacia la izquierda, pasando por los pórticos del palacio dei Banchi, justo al lado de San Petronio. Desembocaréis en Via Rizzoli, una de las calles principales de Bolonia, con su atractivo principal que os espera al fondo: las dos torres.

torres Asinelli y Garisenda, Bolonia ( desde via Rizzoli)

La más alta se llama torre degli Asinelli (97.20m), y la más baja torre Garisenda (48,18m). Son el símbolo de Bolonia y testimonio de las tantas torres que en la época medieval despuntaban en esta ciudad. Veréis que las dos estan ligeramente inclinadas. La torre Asinelli se puede visitar y para llegar hasta la cima tendréis que subir 498 escalones!

torres Asinelli y Garisenda, Bolonia ( desde via Castiglione)

Para terminar nuestro recorrido por el centro histórico de Bolonia ahora cogeremos la via Castiglione ( a la derecha de las torres) para dirigirnos a la iglesia de Santo Stefano.

iglesia de Santo Stefano, Bolonia

Tomad la via de Pepoli a vuestra izquierda para llegar sin problemas. Veréis que la calle con sus porches a cada lado se abre poco a poco para daros la bienvenida con una tranquila plaza con el complejo arquitectónico de Santo Stefano al final.

 plaza de Santo Stefano, Bolonia

La entrada es gratuita y aprovechad para vistar con calma la iglesia del Santo Sepolcro, la iglesia dei Santi Vitale e Agricola, el claustro románico y el de Pilatos.

Santo Sepolcro, iglesia de Santo Stefano, Bolonia

Espero que estas sugerencias os sean de ayuda para vuestra primera visita a Bolonia. En el próximo artículo hablaremos de las recomendaciones gastronómicas y de las especialidades que en este sentido la ciudad os ofrece. Sería una verdadera lástima marcharse de la capital de la Emilia-Romaña sin haberlas probado :-)

escaparate con tortellini, Bolonia

Hasta el siguiente post.

Gemma Grau Solé.