lunes, 11 de marzo de 2013

Un dulce típico italiano: el tiramisù

Queridos enamorados,

Hoy os hablo de este dulce reconocido internacionalmente y que seguramente muchos de vosotros ya habréis probado en algún restaurante: el "tiramisú".

Hay decir que la receta me la ha dado mi suegra italiana, o sea que los resultados deberían ser "auténticamente italianos"!

Au pues, estáis preparados para hacer uno vosotros mismos? Aquí debajo os doy los ingredientes. Tiempo aproximado de preparación de la receta: 30 minutos

Ingredientes (para 4 personas):

250 gramos de queso mascarpone, 4 huevos, 50 gramos de cacao en polvo amargo, 200 gramos de azúcar, 4 tazas de café fuerte, un paquete de bizcochos (o alguna galleta similar ), 1 vasito pequeño de licor de anís.

                                                                    ingredientes

Preparación:

En un bol mezclar el queso mascarpone (mejor que comprar este si lo encontrais) con el azúcar y los 4 yemas de huevo. Batir sólo 2 claras (de los 4 huevos usamos 2 claras sólo) de huevo a punto de nieve y añadirlas junto con un vasito pequeño de licor de anís al compuesto. Recubrir la parte inferior de un molde rectangular (aproximadamente 20cm x 30cm), con los bizcochos mojados rápidamente con el café, cuidando de no mojarse demasiado o poco (sin que se rompan). Verter la mitad de la crema que hemos obtenido y añadir el cacao en polvo, usando un colador.

 primera capa del dulce


Hacer otra capa con los bizcochos todo colocándolos en la dirección opuesta a la de la capa anterior.

 segundo piso del dulce

Verter el resto de la crema y volver a añadir un poco de cacao por encima. Dejar reposar en la nevera al menos 12 horas.

 cobertura con virutas de chocolate amargo



Antes de servir en la mesa, se puede decorar el postre con pequeños trocitos de chocolate amargo encima. ** Sugerencia: utilizar un buen café expreso, es decir bien cargado, para obtener un buen resultado!

La curiosidad es que con el tiempo las personas han intentado cambiar la receta sustituyendo ingredientes como el café y han ido saliendo varias versiones, como el tiramisú con fresas, limón, fresa, piña, yogur, plátano y frambuesas .... mmmm que bueno debe ser!

El tiramisú tiene su origen en la región del Véneto, en los años cincuenta. Algunos dicen que los burdeles de la región fueron el lugar de su de creación. Arturo Filippini, presidente de la cadena de restaurantes Toul, afirma: "Había sido efectivamente después de la guerra cuando nos íbamos con amigos a los burdeles de Treviso, en estos tiempos tenían también cocinero ... La maîtresse, a los clientes aficionados (pero también a las mujeres) les ofrecía un dulce diciendo con cortesía estas palabras emblemáticas: Anda, toma cariño, que te doy algo que "te animará ... "

En 1968 el tiramisú artesanal de Alfredo Beltrame (maestro de la hostelería véneta) llega oficialmente a la cadena de los restaurantes Toul, para conseguir después un gran éxito popular. También la Toscana reclama la paternidad de este postre. Algunos dicen que el tiramisú nace hacia finales del siglo XVII en Siena, durante una visita del entonces gran duque de Toscana, Cósimo III de Medici. Este personaje era bastante goloso y apreciar la nueva especialidad que, en su honor, fue bautizada como "Sopa del Duque". Al volver a casa, pidió la receta y es gracias al duque que la dio a conocer a toda la corte florentina. Y he aquí que en Florencia, cuna del renacimiento y de intelectuales y artistas de todo, la "Sopa del Duque" se hizo famosa.




el tiramisù, resultado final

La leyenda también dice que se convirtió en el dulce preferido de los cortesanos, ya que le atribuían propiedades excitantes y afrodisíacas. Hasta el punto que se difundió la costumbre de consumir abundantes porciones antes de cada encuentro amoroso. Esta es la razón por la cual la "Zuppa del Duca" cambió nombre y tomó el de "tiramisú" (en italiano literalmente "tírame-arriba").


Nada, espero haberos inspirado. Basta que os animéis a hacer este postre! Seguro que os gusta! Y es bien fácil!


Venga, buen provecho a todos! Un abrazo desde la Toscana.

Gemma Grau Solé