martes, 5 de febrero de 2013

La Toscana medieval: San Gimignano

Queridos enamorados,

Hoy nos vamos a visitar uno de los tesoros medievales que tiene la Toscana....y que son muchísimos ( los iremos descubriendo en breve): San Gimignano. Situada en la provincia de Siena, fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad por la arquitectura típica medieval de su centro histórico.

Ya os avanzo que sera imprescindible que alquiléis un coche para llegar a esta localidad. Podríais también coger un tren desde Florencia a Poggibonsi, y luego ir con autocar hasta San Gimignano, pero invertiréis más tiempo. O sea que si podéis optad por la primera alternativa y dejad el coche en uno de los numerosos parkings de pago que hay fuera de la muralla de San Gimignano.

 Panorama de San Gimignano

Muchos la llaman la Manhattan de la época medieval, y de las 72 torres que había en la antigüedad, hoy quedan tan solo 14, las veréis sin duda desde la lejanía a medida que os vais acercando a esta localidad. Las torres fueron construidas por las familias ricas para sellar asi su riqueza y sus victorias en las luchas por el poder.

Podéis entrar al nucleo historico de San Gimignano por una de las dos puertas de la muralla. Os aconsejo que lo hagais desde la plaza donde esta Porta San Giovanni

 Porta San Giovanni

Pasead despacio por la calle y vereis que en pocos minutos entraréis en la plaza de la catedral se encuentra el vuestra izquierda el Palacio del Podestá con la torre llamada "la Rognosa" (52 m), la colegiata del siglo XI a vuestra derecha, y en frente el Palazzo del Popolo con su imponente Torre Grossa gran torre (54 m). No perdais esta ocasión para subir a laTorre Grosa, o sea que no os lo penséis dos veces y entrad directamente en el Palazzo del Popolo para comprar el billete. Algunas estancias del palacio son visitables, pero mejor si podéis hacer bajando de la torre. Ya aviso que quen tenga vértigo que no suba, pues las escaleras ( son super seguras) son de una especie de "rejilla" que deja ver claramente el espacio inferior. Antes de llegar a la cima de la torre tendréis que subir algunos peldaños en una escalera arrimada al muro, pero vale realmente la pena. El panorama a 360 grados que contemplaréis desde lo alto es abrumador. Tomad vuestro tiempo y haced muchas fotos panorámicas. Otra foto bonita sera la que hagais a la Piazza della Cisterna, con el famoso pozo en el centro.

Torre Cugnanesi y Piazza della Cisterna

Una vez acabada la visita de la Torre Grossa y el Palazzo del Popolo, comprad un segundo billete justo en la entrada de la Colegiata, conocido también como el Duomo de San Gimignano. Está considerado como uno de los ejemplos más prestigiosos de estilo románico toscano. Yo quedé abrumada ante la belleza de los frescos que cubren completamente las paredes de la nave central y dos laterales: una concentración de obras de arte de valor incalculable.

Palazzo del Popolo, Torre Grossa y Duomo 

Al salir deteneros a contemplar de nuevo (seguro que nos habían pasado desapercibidas) las torres gemelas que veréis en frente en esta plaza. En mis últimas visitas durante el 2012,  observé atónita como alguien había posicionado en lo alto de una de las dos torres, la figura de un hombre mirando al infinito. Obra del escultor Antony Gormley, que tenía alguna otra escultura en el centro de San Gimignano.

  Torres gemelas en Piazza delle Erbe

Pasad luego a visitar Piazza della Cisterna con su triangular en forma triangular y sus palacios Razzi, Silvestrini, Cortesi, Catani y las 2 torres degli Ardinghelli, dei Pellari y la llamada torre del diablo. Poneros en el centro de la plaza y osbervad con calma todas estas construcciones. Simplemente espectacular. Cuando la cisterna, es decir el pozo central de la plaza esté libre ( siempre hay gente sentada en sus escalinatas) aprovechad para hacerle una foto, vale la pena.

La cisterna

Pasead tranquilamente por la dos calles principales, Via San Matteo y Via San Giovanni. Ambas confluyen en el corazón de la ciudad: piaza della cisterna. Echad un vistazo a las tiendas donde podréis comprar cerámica de la zona, embutidos (como el de jabalí), pasteles, y el llamado vino blanco Vernaccia, con denominación de orígen de San Gimignano. Para los amantes del vino, es una compra obligada pues fue el primer vino italiano en recibir el sello de Denominación de Origen (DOC) en 1966.


Espero que os hayan gustado los consejos y os deseo un feliz paseo por esta bonita localidad.

Un abrazo,

Gemma Grau Solé.